Asia

Kamtchatcka

Tajikistan

Mongolia

Azerbaiyán

Turquía

Pakistan

Kirguizia

 

   

Asia con sus increíbles montañas, exóticos escenarios, y dura caza es un destino maravilloso, pero también es un segundo nivel para el cazador internacional. No es aconsejable como primer destino para un cazador viajero. Lo ideal antes de dar el paso asiático es tener algo de experiencia en viajes tipo safari africano y alguna cacería europea.

Las cacerías en general de montaña pueden ser bastante duras físicamente. Esto es muy variable pues algunos campamentos están preparados para cazar con mucha ayuda de coche, especialmente para los charrísimos Argalis, y no son tan duros aunque se cace a gran altura. Sin embargo otras cacerías, sobre todos los magníficos Ibex, pueden ser muy duras pues solo se utiliza el caballo y a pie. Todo esto se combina con el frío y los duros campamentos, por ello conviene estar acostumbrado a cazar en montaña y tener una forma física, o al menos mediana. Puede parecerse a cazar un rebeco pero durante 7 o 10 días sin bajar a un cómodo hotel y una buena cena por la noche.

El tiro es bastante complicado, a veces a grandes distancias. Una perfecta puesta en tiro a 250 metros y conocer las caídas de su rifle a 300 metros son importantísimos en las duras cacerías asiáticas.

Los campamentos suelen ser bastantes mas espartanos que los africanos. Poco cuarto de baño, a veces inexistente en varios días, comida justita y aburrida y bastante frío. A veces algunas cacerías son totalmente a caballo por lo que será un factor decisivo a la hora de contratar su viaje y será muy conveniente entrenarse antes de la salida.

Pero su exotismo, su aislamiento y su belleza dejaran una huella inolvidable entre sus recuerdos cinegéticos.